Muchas veces tomamos en cuenta la tarifa o la comodidad de la ubicación para inscribir a nuestro hijo en curso de verano pero pasamos por alto detalles esenciales. Si estás punto de elegir un curso de verano parar tus hij@s ¡Que sea una inversión!

Asegúrate que al seleccionar un curso de verano:

1) SEA UN LUGAR BIEN ESTABLECIDO
Busca que el curso se desarrolle en lugares donde se practican regularmente las actividades que ofrecen y no solamente durante los periodos vacacionales.

2) CUENTE CON INSTRUCTORES CAPACITADOS
Los profesores deben de contar con experiencia continua en el área que imparten (no que alguna vez estudiaron y no ejercen actualmente), certificados y profesionales en su área (Fútbol, danza, pintura, gimnasia, gastronomía etc).

3) ESTÉN PREPARADOS PARA EMERGENCIAS
Dentro del equipo de instructores busca que alguno haya tomado un curso de primeros auxilios impartido por una institución oficial y que el lugar cuente con botiquín. Las personas con uno o varios cursos de primeros auxilios están capacitadas para reaccionar adecuadamente ante algún accidente.

4) TENGAN INSTALACIONES ADECUADAS
Las instalaciones deben estar adaptadas para la práctica continua de las actividades que se imparten (canchas, duelas, caballetes, mesas, casilleros, albercas). No te olvides de checar los baños. Los lugares que cuentan con jardín y son abiertos, requieren de mayor atención por parte del personal. En el caso de lugares con alberca es muy importante que ésta esté cercada o que los instructores puedan garantizar el control de los niños.

5) HAYA INSTRUCTORES SUFICIENTES
Pregunta por el número máximo de participantes en el curso. Un sólo maestro puede manejar adecuadamente un máximo de 20 alumnos, y este número disminuye mientras más pequeños son los niños y aumenta la dificultad de las actividades físicas.

6) EXPERIENCIA
Asegúrate de que tienen experiencia en el trato diario con grupos de niños. Los instructores que todos los días conviven con los niños tienden a saber mejor cómo controlarlos y las dinámicas de interacción con los pequeños.

7) SEA ADECUADO PARA LA EDAD DEL NIÑO

Cuando preguntes por las edades de los niños que aceptan en el curso, pregunta qué tipo de actividades desarrollan para ese grupo.En algunos cursos  aceptan a los niños a partir de que ya pueden ir solos al baño (3 o 4 años, dependiendo del desarrollo de tu pequeño) hasta los 5 o 6 años. Asegúrate de que si aceptan a niños pequeños están familiarizados con el trato de este grupo de edad.  El siguiente grupo de edad es de 6 a 8 ó 9 años y por último de 9 a 13 años. Estas diferencias de edad están más marcadas en actividades físicas, no así en actividades como pintura o actividades de lectura, en la que todos los grupos pueden convivir más fácilmente.


 

Con estas condiciones tu hijo estará más seguro y podrá aprender mejor nuevas habilidades o reforzar las que ya tiene. Un curso de verano incluso puede ser un modo de iniciación a las artes y al deporte y lograr que tu hijo se identifique con alguna actividad que quiera practicar regularmente. Trabajar con instructores y lugares profesionales  siempre es la mejor inversión. No vale la pena arriesgar la seguridad de tu hijo en cursos improvisados.