En el estado de Baja California Sur encontramos al poblado Santiago Aiñiní, circunscrito al municipio de Los Cabos. Santiago se encuentra a 55 kilómetros al norte de San José del Cabo, la cabecera municipal. La Delegación de Santiago cuenta con poco menos de 800 habitantes. Es reconocido por su producción de mangos, talabartería, muebles y artesanías de maderas duras y su oferta ecoturística de creciente popularidad. Los habitantes de Santiago se caracterizan por ser amigables y buenos anfitriones.

Ilustración: Lámina IX, Padre Ignacio Tirsch, ca. 1767. Ilustración: Lámina IX, Padre Ignacio Tirsch, ca. 1767.

El poblado de Santiago de los Coras o de Las Palmas fue fundado el 24 de agosto de 1721, en la zona conocida como Ensenada de Palmas (en el área actualmente denominada como “La Capilla”, en Buenavista), reubicándose en 1724 tierra adentro en la zona llamada por los nativos “Aiñiní” donde tomó el nombre de Santiago Apóstol. En la actualidad conserva el nombre de Santiago Aiñiní

Fundadores: Ignacio María Napoli y Juan Ugarte.
Sucesores: Lorenzo Carranco, Antonio Tempis.

Fuentes:

Monografía Estatal de Baja California Sur , SEP 1989.

El Camino Real y las misiones de la península de Baja California. INAH, CONACULTA FUndación Manuel Arango 2008.

Santiago (Baja California Sur), Wikipedia, https://es.wikipedia.org/wiki/Santiago_(Baja_California_Sur), 23 agosto 2021.

300 años de la fundación de Santiago Aiñiní Los Cabos, Baja California Sur - 04

La Misión de Santiago fue el primer objetivo de la rebelión de los Pericúes del año 1734. Su titular, el padre Lorenzo Carranco, fue asesinado y la construcción fue saqueada. Una reconstrucción comenzó en 1734, pero la misión fue finalmente abandonada en el período dominico, en el año de 1795.
Sufrió los problemas comunes de las misiones del sur: asaltos y epidemias. En 1947 los padres combonianos inician la construcción de una nueva iglesia, en que se distinguen por su trabajo los padres Luis Roggera y Mario Menchini, quienes remozaron al Santo Patrono “Santiago” así como restauraron las campanas originales.

Fuentes:

El Camino Real y las misiones de la península de Baja California. INAH, CONACULTA Fundación Manuel Arango 2008.

Artículo en la web “Misión de Santiago de los Coras Aiñiní (1721)”. Consultado en 23 de agosto de 2021

Santiago jugó un papel de primer orden en la economía de la antigua California novohispana e incluso después del establecimiento de la República. Fue importante productor de panocha y otros derivados de la caña de azúcar que se sembraba en la laguna hasta el último cuarto del siglo XX, así como en la cría de ganado vacuno, caballar, asnal y mular con sus derivados: carne, queso, cueros, sebo, entre otros.

Fuente:

“La ruta de las misiones: misión de Santiago-de-los-Coras Aiñini” por Irina Márquez. Consultado 23 de agosto de 2021

300 años de la fundación de Santiago Aiñiní Los Cabos, Baja California Sur

Santiago fue importante productor de panocha y otros derivados de la caña de azúcar que se sembraba en la laguna hasta el último cuarto del siglo XX. Los productores solían desaguar la laguna, un estancamiento de agua más que un cuerpo de agua tal cual, para realizar la siembra de caña y otros frutos*. La siembra en la laguna de Santiago fue cayendo en el abandono con el decaimiento de la producción de derivados de caña, dando lugar a un cambio en el paisaje de esta comunidad pues, al no desaguar el área para continuar la siembra, se permitió que el agua estancada ganara más terreno surgiendo así este paisaje que para habitantes y visitantes resulta una vista admirable constantemente retratada en pinturas y fotografías.

Fuente:

“La ruta de las misiones: misión de Santiago-de-los-Coras Aiñini” por Irina Márquez.

*Así lo cuentan pobladores de edad avanzada.

Consultado 23 de agosto de 2021

300 años de la fundación de Santiago Aiñiní Los Cabos, Baja California Sur - 03

 

Por la mística y estética que proyecta, el cementerio de Santiago ha ido adquiriendo admiradores entre propios y visitantes. En estos días se ha convertido en un punto obligado para quien desea conocer este poblado en alguna visita. Les resulta especialmente atractivo a fotógrafos y artistas plásticos. Algunas tumbas datan del año 1870, en muchas de ellas ya no son legibles los nombres o año de muerte de quienes ahí yacen, pero otras tantas aún dan testimonio de sus habitantes y su historia.